If you continue using DignityWorld, we consider that you accept the use of cookies (see Privacy Policy).

EcoWorld>Moda>Los 5 mitos más frecuentes sobre la moda sostenible

Los 5 mitos más frecuentes sobre la moda sostenible

Los 5 mitos más frecuentes sobre la moda sostenible

Desde hace un par de años, la moda sostenible se ha alzado como una alternativa real y necesaria para crear conciencia y evolucionar hacia una industria textil más responsable tanto a nivel social como medioambiental. Sin embargo, aún son muchos los prejuicios que giran en torno a ella.

A continuación, te explico los 5 mitos más frecuentes que escucharás y tal vez te hagan dudar, acerca de tu decisión de iniciar un consumo responsable:

¿Por qué preocuparnos por la moda? Si no causa ningún daño y tampoco me afecta a mi.

Lo cierto es que si lo hace. No te puedes hacer una idea de los daños medioambientales y sociales que causa la moda. La industria de la moda es la segunda industria que más huella ecológica y social tiene en todo el mundo.

Desde el mismo inicio del proceso, la tierra donde se cultiva se ha visto afectada por el uso de pesticidas y GMOs por parte de los humanos, para una producción más rápida y eficiente de la materia prima con la que se hacen las telas, estas telas entran en un proceso de tintado muy agresivos y tóxico.

Así que, aunque a simple vista no parezca que debemos preocuparnos, la realidad es que día sí y día también (sin saberlo) estamos exponiendo nuestra piel a múltiples tóxicos.


toxicos.jpg

La moda sostenible es muy cara.

Hay muchísimas personas que defienden la idea de que la moda sostenible es muy restrictiva, debido a sus elevados precios, y que solo se la puede permitir la gente que tiene suficiente poder adquisitivo para ello. Tal vez esto era cierto hace unos años cuando escaseaban las marcas de moda sostenible, pero ha llovido mucho desde entonces, y gracias a ellos actualmente contamos con una infinidad de marcas que ofrecen prendas fabricadas en España de forma ética a precios mucho más asequibles.

Aun así, hay que aclarar que la moda sostenible se fundamenta en unos valores que apuestan directamente por aportar valor a cada uno de los agentes involucrados en su producción.

Por eso, defender unas condiciones laborales dignas para los trabajadores implicados en cada una de las etapas de la producción, respetar el medioambiente o utilizar tejidos libres de pesticidas, son algunos de los principales valores de la moda sostenible que van unidos a un aumento en el precio final de las prendas.



Es demasiado difícil encontrar marcas sostenibles.

Es cierto que si buscas tiendas físicas de moda sostenible, cuesta encontrarlas, siendo Barcelona la ciudad con más movimiento de moda sostenible en nuestro país.

Pero hoy en día gracias a internet lo tenemos mucho más fácil. Con la simple búsqueda de “Marcas de moda sostenible” accedemos a listas de moda sostenible y a plataformas multimarca como Dignity World que trabajamos día a día para conseguir que más marcas confíen en nosotros y poder dar al cliente un mejor servicio.



La moda sostenible no es moderna, es más de estilo “hippie”.

Mucha gente relaciona el concepto de la moda sostenible con moda de estilo hippie, ropa que, en ocasiones, suele ser ancha, de colores planos, estampaciones limitadas, etc… Y si hay marcas que son así, pero hay para todos los estilos.

Por ejemplo, en Digntiy World encontraras la marca Grape Menswear, una marca española de moda sostenible para hombre con camisas, camisetas y americanas elegantes de muy buena calidad y con certificaciones de sostenibilidad.

Otro ejemplo, esta vez con moda de mujer, esta Firiri, ropa moderna con un toque de sofisticación, perfecto para la mujer moderna de espíritu libre.


marcas_sostenibles.jpg

Las prendas sostenibles son menor calidad.

La realidad es que la moda sostenible es todo lo contrario. Las prendas realizadas bajo principios de sostenibilidad son prendas hechas con la intención de durar el máximo tiempo posible, pues que uno de los valores de la sostenibilidad es alargar el ciclo de vida de los productos lo máximo, por ello se cuida al detalle la calidad de los materiales utilizados para la prenda.

En cambio, en la fast fashion, las prendas son fabricadas, en la mayoría de los casos, con materiales destinados a estropearse con gran facilidad, impulsando así la necesidad de estar comprar ropa nueva en poco tiempo.

MENU